jueves, 12 de marzo de 2009

ALTERACIONES DEL HABLA

Se pueden dividir entre las que afectan a la expresión y a la articulación.
Afectan a la articulación:
• Dislalias: es una perturbación permanente (se mantiene incluso en la repetición aislada y sea cual sea el contexto silábico – inicial, medio o final) de la pronunciación de un fonema en un niño mayor de 4 años, que no presenta alteraciones centrales ni periféricas (Monfort y Juárez).
• Disartrias: es una alteración propia de lesiones en el Sistema Nervioso Central (SNC), así como de enfermedades de los nervios o de los músculos de la lengua, la laringe y faringe, responsables del habla (Gallardo y Gallego).
• Disglosias: trastornos de la articulación de los fonemas por alteraciones orgánicas de los órganos periféricos del habla y de origen no neurológico central.
• Trastorno fonológico: la dificultad está en la organización y secuenciación de los sonidos de la lengua, es decir, en el reconocimiento de rasgos distintivos de los fonemas y de reglas combinatorias que rigen su secuencia y estructura dentro de palabras.
Afectan a la fluidez o ritmo en la expresión:
• Disfemias: es un trastorno de la fluidez del habla. Dos aspectos fundamentales:
o Expresión verbal ininterrumpida en su ritmo.
o Se acompaña de otros signos: falta de coordinación fono-respiratoria; alteración del tono muscular; respuestas emocionales y neuro-vegetativas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada